domingo, 26 de septiembre de 2010

Actividades con figuras literarias, II

ACTIVIDAD 1.-¿Qué figuras literarias encuentras en los siguientes poemas y fragmentos?

“Oh, hija de Nereo, Galatea, para mí más dulce que el tomillo de Hibla, más deslumbrante que los cisnes, más bella que la hiedra blanca”. (Virgilio)


HAPPY NEW YEAR

Mira, no pido mucho,
solamente tu mano, tenerla
como un sapito que duerme así contento.
Necesito esa puerta que me dabas
para entrar a tu mundo, ese trocito
de azúcar verde, de redondo alegre.
¿No me prestás tu mano en esta noche
de fìn de año de lechuzas roncas?
No puedes, por razones técnicas.
Entonces la tramo en el aire, urdiendo cada dedo,
el durazno sedoso de la palma
y el dorso, ese país de azules árboles.
Asì la tomo y la sostengo,
como si de ello dependiera
muchísimo del mundo,
la sucesión de las cuatro estaciones,
el canto de los gallos, el amor de los hombres.(Julio Cortázar).



Odio y amo.
Por qué hago esto quizá te preguntes.
No lo sé, pero lo siento así, y me torturo.(Catulo)




YO VOY SOÑANDO CAMINOS...

Yo voy soñando caminos
de la tarde. ¡Las colinas
doradas, los verdes pinos,
las polvorientas encinas!...

¿Adónde el camino irá?
Yo voy cantando, viajero,
a lo largo del sendero...
—La tarde cayendo está—.

"En el corazón tenía
la espina de una pasión;
logré arrancármela un día;
ya no siento el corazón".

Y todo el campo un momento
se queda, mudo y sombrío,
meditando. Suena el viento
en los álamos del río.

La tarde más se oscurece;
y el camino se serpea
y débilmente blanquea,
se enturbia y desaparece.

Mi cantar vuelve a plañir:
"Aguda espina dorada,
quién te volviera a sentir
en el corazón clavada".

(Antonio Machado).



LAS COSAS, NUESTRAS COSAS...

Las cosas, nuestras cosas,
les gustan que las quieran;
a mi mesa le gusta que yo apoye los codos,
a la silla le gusta que me siente en la silla,
a la puerta le gusta que la abra y la cierre
como al vino le gusta que lo compre y lo beba,
mi lápiz se deshace si lo cojo y escribo,
mi armario se estremece si lo abro y me asomo,
las sábanas son sábanas cuando me echo sobre ellas
y la cama se queja cuando yo me levanto.
¿Qué será de las cosas cuando el hombre se acabe?
Como perros las cosas no existen sin el amo.(Gloria Fuertes)

BESOS

Vivamos, querida Lesbia, y amémonos,
y las habladurías de los viejos puritanos
nos importen todas un bledo.
Los soles pueden salir y ponerse;
nosotros, tan pronto acabe nuestra efímera vida,
tendremos que dormir una noche sin fin.
Dame mil besos, después cien,
luego otros mil, luego otros cien,
después hasta dos mil, después otra vez cien;
luego, cuando lleguemos a muchos miles,
perderemos la cuenta para ignorarla
y para que ningún malvado pueda dañarnos,
cuando se entere del total de nuestros besos (Catulo).



No te extrañes, Rufo, de que ninguna mujer
quiera tenerte sobre sus delicados muslos,
ni aunque la seduzcas con el regalo de un vestido especial
o con el capricho de una piedra preciosa.
Te hace daño cierta mala habladuría,
según la cual dicen que un feroz macho cabrío
habita bajo el valle de tus sobacos.
A ése lo temen todas, y no es extraño:
pues es un animal muy malo,
y con él una chica guapa no se juntará.
Por eso, o matas esa peste cruel para la nariz,
o deja de extrañarte de que huyan.(Catulo)

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.

Seguidores