lunes, 5 de octubre de 2009

II. "Juan Quinto", de Ramón María del Valle-Inclán

JUAN QUINTO (Ramón María del Valle Inclán)

Micaela la Galana contaba muchas historias de Juan Quinto, aquel bigardo que, cuando ella era moza, tenía estremecida toda la Tierra de Salnés. Contaba cómo una noche, a favor del oscuro, entró a robar en la Rectoral de Santa Baya de Cristamilde. La Rectoral de Santa Baya está vecina de la iglesia, en el fondo verde de un atrio cubierto de sepulturas y sombreado de olivos. En este tiempo de que hablaba Micaela, el rector era un viejo exclaustrado, buen latino y buen teólogo. Tenía fama de ser muy adinerado, y se le veía por las ferias chalaneando caballero en una yegua tordilla, siempre con las alforjas llenas de quesos. Juan Quinto, para robarle, había escalado la ventana, que en tiempo de calores solía dejar abierta el exclaustrado. Trepó el bigardo gateando por el muro, y cuando se encaramaba sobre el alféizar con un cuchillo sujeto entre los dientes, vió al abad incorporado en la cama y bostezando. Juan Quinto saltó dentro de la sala con un grito fiero, ya el cuchillo empuñado. Crujieron las tablas de la tarima con ese pavoroso prestigio que comunica la noche a todos los ruidos. Juan Quinto se acercó a la cama, y halló los ojos del viejo frailuco abiertos y sosegados que le estaban mirando:


—¿Qué mala idea traes, rapaz?


El bigardo levantó el cuchillo:


—La idea que traigo es que me entregue el dinero que tiene escondido, señor abad.


El frailuco rió jocundamente:


—¡Tú eres Juan Quinto!


—Pronto me ha reconocido.


Juan Quinto era alto, fuerte, airoso, cenceño. Tenía la barba de cobre, y las pupilas verdes como dos esmeraldas, audaces y exaltadas. Por los caminos, entre chalanes y feriantes, prosperaba la voz de que era muy valeroso, y el exclaustrado conocía todas las hazañas de aquel bigardo que ahora le miraba fijamente, con el cuchillo levantado para aterrorizarle:


—Traigo prisa, señor abad. ¡La bolsa o la vida!


El abad se santiguó:


—Pero tú vienes trastornado. ¿Cuántos vasos apuraste, perdulario? Sabía tu mala conducta, aquí vienen muchos feligreses a dolerse. . .. ¡Pero, hombre, no me habían dicho que fueses borracho!


Juan Quinto gritó con repentina violencia:


—¡Señor abad, rece el Yo Pecador!


—Rézalo tú, que más falta te hace.


—¡Qué le siego la garganta! ¡Que le pico la lengua! ¡Que le como los hígados!


El abad, siempre sosegado, se incorporó en las almohadas:


—¡No seas bárbaro, rapaz! ¿Qué provecho iba a hacerte tanta carne cruda?


—¡No me juegue de burlas, señor abad! ¡La bolsa o la vida!


—Ya no tengo dinero, y si lo tuviese tampoco iba a ser para ti. ¡Anda a cavar la tierra!


Juan Quinto levantó el cuchillo sobre la cabeza del exclaustrado:


—Señor abad, rece el Yo Pecador.


El abad acabó por fruncir el áspero entrecejo:


—No me da la gana. Si estás borracho, anda a dormirla. Y en lo sucesivo aprende que a mí se me

debe otro respeto por mis años y por mi dignidad de eclesiástico.


Aquel bigardo atrevido y violento quedó callado un instante, y luego murmuró con la voz asombrada y cubierta de un velo:


-¡Usted no sabe quién es Juan Quinto!


Antes de responderle el exclaustrado le miró de alto a bajo con grave indulgencia:


-Mejor lo sé que tú mismo, mal cristiano.


Insistió el otro con impotente rabia:


-¡Un león!


-¡Un gato!


-¡Los dineros!


-No los tengo.


-¡Que no me voy sin ellos!


-Pues de huésped no te recibo.


En la ventana rayaba el día, y los gallos cantaban quebrando albores. Juan Quinto miró a la redonda, por la ancha sala donde el tonsurado dormía, y descubrió una gaveta:


-Me parece que ya di con el nido.


Tosió el frailuco:


-Malos vientos tienes.


Y comenzó a vestirse muy reposadamente y a rezar en latín. De tiempo en tiempo, a par que se santiguaba, dirigía los ojos al bandolero, que iba de un lado al otro cateando. Sonreía socarrón el frailuco y murmuraba a media voz, una voz grave y borbollona:


-Busca, busca. ¡No encuentro yo con el claro día, y has de encontrar tú a tentones!...


Cuando acabó de vestirse salió a la solana por verme cómo amanecía. Cantaban los pájaros, estremecíanse las hierbas, todo tornaba al nacer con el alba del día. El abad gritole al bigardo, que seguía cateando en la gaveta:


-Tráeme el breviario, rapaz.


Juan Quinto apareció con el breviario, y al tomárselo de las manos el exclaustrado le reconvino lleno de indulgencia:


-¿Pero quién te aconsejó para haber tomado este mal camino? ¡Ponte a cavar la tierra, rapaz!


-Yo no nací para cavar la tierra. ¡Tengo sangre de señores!


-Pues compra una cuerda y ahórcate, porque para robar tampoco sirves.


Con estas palabras bajó el frailuco las escaleras de la solana, y entró en la iglesia para celebrar su misa. Juan Quinto huyó galgueando a través de unos maizales, pues se venía por los montes la mañana y en la fresca del día muchos campanarios saludaban a Dios. Y fue en esta misma mañana ingenua y fragante cuando robó y mató a un chalán en el camino de Santa María de Meis. Micaela la galana, en el final del cuento, bajaba la voz santiguándose, y con un murmullo de su boca sin dientes recordaba la genealogía de Juan Quinto:


-Era de buenas familias. Hijo de Remigio de Bealo, nieto de Pedro, que acompañó al difunto señor

en la batalla del puente de San Payo. Recemos un Padre Nuestro por los muertos y por los vivos.



_______________________________________________________



PREGUNTAS DE LA LECTURA

1) ¿Quiénes son los personajes del relato?
2) ¿Dónde se desarrolla la acción?
3) ¿En cuánto tiempo crees que se desarrolla la historia? Indica las frases del texto donde lo has descubierto.
4) ¿Qué significa la frase: “Crujió la tarima con ese pavoroso prestigio que comunica la noche a todos los ruidos”?
5) Escribe cinco adjetivos que describan el carácter de Juan Quinto y otros cinco que describan el del abad.
6) ¿Con qué nombres se alude al abad en el cuento?
7) ¿Por qué no consigue su objetivo Juan Quinto?
8) ¿Crees, como dice el abad, que Juan Quinto no sirve para ladrón? ¿Por qué?
9) ¿Quién es Micaela la Galana?
10) ¿Qué opinas de este cuento?

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.

Seguidores